Dos muertos en supuesto enfrentamiento con la PNB


Compártelo

Familiares de los fallecidos niegan que se haya producido algún enfrentamiento con los organismos policiales

Caracas, noviembre 2017.- Dos jóvenes resultaron muertos en un supuesto enfrentamiento con funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana ocurrido en el sector Curva Azul en la calle Bolívar de Nuevo Horizonte, en la parroquia Sucre del municipio Libertador.

A pesar de que las autoridades policiales señalan que los jóvenes se habrían enfrentado a los funcionarios adscritos a la PNB, familiares niegan esa versión señalando que se trató de un exceso policial en el que murieron los jóvenes.

Kevin Alfredo Bonaldy Sánchez de 20 años se encontraba junto a su novia en la mencionada calle, estaba a pocos metros de su casa, al otro lado de la acera un grupo de jóvenes estaba reunido cuando llegaron comisiones de la policía.

“De pronto se armó un tiroteo y recibió tres disparos, uno en una pierna, otro en una mano y el tercero en el pecho, lo mataron por estar donde no debía estar”, dijo su papá, Alejandro Bonaldy, ex jefe de patrullaje motorizado y ex director de recursos humanos de Policaracas, quien de plano negó que su hijo hubiese participado en el enfrentamiento.

“Kevin no tenía problemas con la ley, no lo niego era un muchacho rumbero, pero era sano, no tenía problemas, trabajaba en mantenimiento en la Corporación de Servicios del Distrito Capital”.

Acotó que lo que es realmente triste es que la muerte de su hijo no vaya a ser investigada por los organismos policiales, “ellos cuadran todo para que parezca que se enfrentaron y no les importa no sólo matar a la gente, sino que además destruyen su reputación”.

Por su parte Jenny Rivera, hermana de Eduardo Enrique Parra de 19 años de edad, también muerto en el hecho, indicó que su familiar se encontraba reunido con un grupo de amigos en el mencionado sector cuando llegaron efectivos policiales disparando al aire, los jóvenes salieron corriendo al escuchar los tiros.

En medio de la confusión Eduardo Parra también corrió, recibió dos disparos en la espalda que le quitaron la vida a escasos metros de su casa, lo trasladaron hasta el hospital José Gregorio Hernández de los Magallanes de Catia. Deja un hijo de dos años de edad.

Ambos familiares de las víctimas coincidieron en señalar, en declaraciones separadas, que es necesario que el hecho sea investigado por las autoridades policiales, “se está haciendo muy común que maten a la gente y digan que fue en enfrentamientos, cuando en realidad no ocurrieron tales tiroteos”.

Finalmente, el padre de Kevin Bonaldy, acotó que el gran problema es que “la policía sabe quiénes son los delincuentes y dónde están, pero no van a buscarlos, porque la propia policía les cobra vacuna para no hacerles nada, así terminan matando a gente inocente para justificarse”.

Fuente: El Universal 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *