Historia 6. Impunidad de los delitos de los poderosos


Compártelo

Elio mató a Juan por una culebra. Lo hizo con unas municiones CAVIM que le vendió uno de los empleados de un militar corrupto que trafica municiones a gran escala: el Coronel López. Elio vive en un barrio. En cambio, el Coronel López vive en una urbanización del este de Caracas. Viaja con frecuencia al exterior y sus hijos estudian en colegios costosos. El Coronel López se ve como un tipo decente. En cambio a Elio a cada rato lo para la policía porque tiene cara de barrio. Si no fuera por su chapa de escolta, habría probado varias veces la celda policial. Por cada Coronel López que vende municiones hay unos 5.000 Elios que las usan a cada rato. Y si caen presos, vendrán otros a ocupar su lugar, porque siempre habrá municiones disponibles.

Un funcionario corrupto que trafica con armas y municiones es, también, un empresario. Un tipo poderoso, que no parece malandro, aunque sea más peligroso que las personas a las que les vende sus armas o municiones. Pero la política de seguridad que se viene impulsando, se concentra en los pequeños delincuentes y no investiga ni detiene a los grandes delincuentes, poderosos. Por eso, aunque Elio mató a Juan. También lo hizo el Coronel López y aquellos decisores que priorizan los delitos de los débiles por sobre los delitos de los poderosos, reproduciendo la desigualdad de nuestra sociedad.

 

¡Queremos que se priorice la persecución penal de los delitos de los poderosos que trafican con armas y municiones!

#Actívate en redes sociales y exige que se reimpulse la Reforma Policial.

Servicio de Comunicación / Red de Apoyo por la Justicia y la Paz 

redapoyojusticiaypaz@gmail.com

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *