Historia 7. No hay máquinas detectoras de metales en espacios públicos   ¡Actualizado!


Compártelo

Elio mató a Juan, pero unos años antes había matado a María. María había sido su novia, pero lo dejó cuando se cansó de sus maltratos y sus vínculos con el malandreo. Pero Elio la seguía buscando, celando y montando escenas cuando la veía con otros. Un día María estaba con Carlos en La Tasquita, un bar de la avenida cercana al barrio, en donde se baila hasta el amanecer. Ahí llegó Elio empistolado y entró sin problemas, aunque había guardias de seguridad en la puerta y un letrero grandote que decía: “Zona Libre de Armas. Prohibido portar armas de fuego en este establecimiento”. La Ley obliga a colocar máquinas detectoras de metales en espacios públicos, pero los comerciantes se contentan con solo colocar el cartel. A María la mató Elio, pero también los comerciantes que incumplen la Ley y los policías que no controlan la existencia real de las máquinas detectoras de metales. A María la mató Elio, pero también los decisores que no están comprometidos con la aplicación real de la Ley de control de municiones, armas y desarme, que impulsó el Presidente Chávez.

¡Queremos que se obliguen a los establecimientos a colocar máquinas detectoras de metales y que se aplique la Ley Desarme, construida con protagonismo popular!

#Actívate en redes sociales y exige que se reimpulse la Reforma Policial.

Servicio de Comunicación / Red de Apoyo por la Justicia y la Paz 

redapoyojusticiaypaz@gmail.com

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *