Historia 9. No hay una política consistente de inclusión juvenil y prevención de violencia   ¡Actualizado!


Compártelo

Elio mató a Juan, por una culebra, con un arma que le vendió un policía corrupto y unas municiones que le vendió un militar, también corrupto. En otros momentos, Elio mató a María y a otras 5 personas. Quedó impune de los 6 primeros casos, porque, entre otros factores: a) tenía un porte de armas (conseguido ilegalmente) que le servía para chapear, b) porque no hay un sistema de marcaje de municiones que permitiera identificar las conchas que dejó en la escena de esos crímenes, c) porque el IBIS no tenía cargada su arma y no se le pudo vincular con los proyectiles que utilizó y, d) porque no se aplican medidas coactivas para obligar a los establecimientos públicos a colocar máquinas detectoras de metales. Pero Elio es el eslabón más bajo de una cadena de violencia, en cuya cima están unos empresarios corruptos, vinculados o pertenecientes a los cuerpos de seguridad (policías y militares), que venden armas y municiones. A veces cae un Elio preso, pero muy pocas veces caen los Coronel López y otro poderosos que son responsables de las muertes que generan, directamente, los muchos Elios.

Según la Ley, los gobiernos nacional, estadal y municipal, son responsables de las campañas de prevención de violencia. Prevenir la violencia es mucho más que unas cuñas de radio o TV. Implica ir a los factores estructurales generadores de la violencia, para atacarlos. Uno de ellos, sin duda, es la exclusión material y simbólica de nuestros jóvenes de los sectores populares y la desigualdad. Más de un millón de jóvenes no estudian ni trabajan. Y están expuestos a un contexto que les restriega en la cara que tienen poco futuro y poco presente. En medio de ello, la violencia se les convierte en una posibilidad de conseguir reconocimiento (a la mala, pero reconocimiento al fin), poder y dinero. ¿Cuántos Elio se podrían salvar del mundo de la violencia si contáramos con políticas estructurales de inclusión juvenil, capilarizadas, permanentes y con protagonismo de los propios jóvenes? Elio mató a Juan. Pero, también lo mataron aquellos decisores, nacionales, estadales y municipales, que no ejecutan, de manera sostenida, políticas de inclusión y protagonismos juvenil.

 

¡Queremos políticas permanentes de inclusión juvenil con prevención de violencia!

 

#Actívate en redes sociales y exige que se reimpulse la Reforma Policial.

Servicio de Comunicación / Red de Apoyo por la Justicia y la Paz 

redapoyojusticiaypaz@gmail.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *